En esta oportunidad, ‘Solo Futbol Femenino’ conversó con Yanina Gaitán, DT de Camioneros, elenco que milita en la Primera División B de la AFA. Intentará devolver a sus dirigidas toda su experiencia y trayectoria recogida en la Selección Argentina y clubes importantes de nuestro país.

Por: Antonella Ceci (@ceci_anto13)

Yanina Gaitán narra que su primer juguete fue una pelota “me crie jugando a la pelota con mi hermano, y mi papá. Mis padres me regalaban muñecas o set de cocina y no me gustaba, no me divertía. Mi diversión era la pelota, patearla, eludir a mi hermano, gritar un gol, y jugar a los pases, ese era mi juego favorito”.

La pionera se animó a abrir el baúl de los recuerdos, comenzó contando sus inicios en el deporte “desde niña 3 años jugaba con mi hermano. Después mi papá me anotaba para jugar papi futbol cuando llevaba a mi hermano. A mí a veces no me dejaban porque veían raro que una nena jugara al fútbol con los varones, lo recuerdo. Fui jugando con mi hermano, amigos varones de él, e inicié mi carrera futbolística en un plantel femenino a los 11 años en el club Yupanqui, previamente tuve un paso corto de mes y algo en Sacachispas”. A su vez, aclaró que era un “equipo que se estaba armando con pocas jugadoras y por ese motivo me llevó a otro club…el gran Yupanqui, me llevaba mi papá, nosotros vivíamos en lugano l y ll.”.

Yupanqui fue solo el inicio de su exitosa carrera “jugué hasta los 14 años, fue el club donde mamé el fútbol con un gran plantel de grandes jugadoras experimentadas, con mucho potrero y donde me fui fogueando y adquiriendo juego conjuntamente en los tiempos libres con mi hermano, mi padre y amigos varones. En Yupanqui jugué el primer torneo de AFA en 1991”. Posteriormente, pidió el pase para convertirse en futbolista de River Plate “estuve 6 años. Luego pedí el pase y me fui a Boca Juniors, pasé por Racing un año y por San Lorenzo. Por último, volví a Boca y me retiré”.

Sobre su experiencia por los citados clubes confiesa que “me quedaron muy lindos recuerdos de cada uno de ellos, la entrega de mis compañeras en cada equipo, el sacrificio y responsabilidad para superarse y sumar al crecimiento de la actividad”. Mientras que, sobre la actualidad, afirma que “las experiencias enriquecen y, hoy por hoy, esos clubes están muy bien potenciados tanto en lo deportivo como en lo dirigencial, están trabajando muy bien. Cada plantel se fue consolidando con los años, y van por más sin dudas”.

Foto: Gentileza Yanina Gaitán

Además, integró la Selección Argentina “fui citada por primera vez citada a los 14 años y desde ahí siempre fui convocada: disputé 2 Sudamericanos, 1 Panamericano y el primer Mundial Oficial 2003 EEUU, donde convertí el primer gol para nuestra selección ante Alemania, campeonas del Mundo. Todo lo que hice, lo hice con pasión y disfrutando cuando tenía la pelota en los pies”.

Como deportista se describe como “muy apasionada, habilidosa, jugaba con inteligencia y con temperamento; sentía que entrar a la cancha era la satisfacción de hacer lo que me gustaba, divertirme”.

Tal como se mencionó anteriormente, Gaitán es la primera argentina en mover las redes en un Mundial “es un orgullo, saber que tantos años de trabajo, pasión, esfuerzo, y compromiso tuvo sus frutos sin dudas, y agradecida a Dios siempre. De ese día recuerdo que fue el tercer partido del Mundial, que íbamos a jugar con una gran selección como Alemania y éramos conscientes que era un partido difícil. Así y todo, siempre quise estar dentro del campo de juego, ¡desde el banco me moría por entrar! Y cuando me tocó la oportunidad entré con la misma pasión y convicción de lo que más amaba hacer y con la confianza en una misma”.

Al respecto de la decisión de ser directora técnica atestigua que “en el año 2006, ya pensaba en cuando me retirara que quería seguir ligada en el ámbito del fútbol femenino. Conjuntamente, se dio que jugando en Racing, tenía el entrenador Mario Griguol -primo de Timoteo-, el cual era director de la escuela de entrenadores en Ramos Mejía, con él lo charlé y me ofreció media beca para hacer la carrera; no lo dude y la hice, antes de retirarme ya era DT de fútbol”.

Foto: Gentileza Yanina Gaitán

En 2012, fue ayudante de campo en UAI Urquiza, pero sorprendentemente no figuraba en las planillas ni como entrenadora ni como ayudante, sino como aguatera “el primer torneo salimos campeonas, fue una experiencia que empezó con muchas expectativas y que después se diluyó con un golpe me dolió, pero no noqueó. Me dejó aprendizaje sin dudas y crecimiento personal. Hoy por hoy, más madura se analiza con más inteligencia y de toda experiencia se aprende algo. De como figura hoy mi paso por esa etapa no lo sé, pero en ese entonces mi carnet decía ‘aguatera’ y no ‘ayudante de campo’”.

Actualmente, se encuentra dirigiendo al equipo femenino de Camioneros “mi llegada se da por intermedio de la delegada del club, Emilce Ahumada, ex compañera de fútbol de River de la década de Coco Torres -director técnico del año 2006-. Mis objetivos son construir un gran plantel y llevar al club a lo más alto en el torneo de la División B que estamos disputando”.

En relación al torneo comenta que “llegamos con mucho recambio, con jugadoras que se están conociendo y adaptando. Tengo muy buenas piezas y estoy buscando insertarlas lo mejor posible para que se adapten, sean firmes en todas las líneas y hagan un gran torneo”. A su equipo lo describe como “resiliente, jugadoras con mucho sacrificio y fuerza para salir adelante y sobrepasar fortalecidas de las situaciones complejas”. En cuanto a la estrategia opina que “eso queda para las jugadoras -risas-. Mi estilo de juego es el juego vistoso, limpio claro, de jugar pelota al pie, producir siempre con inteligencia, por debajo buscado triangular y asociarse. Todo lleva trabajo, nosotras estamos en el camino en busca del juego ideal, las jugadoras captan mis mensajes y eso me enorgullece también en esta nueva etapa de directora técnica”.

En lo que respecta al día a día de las y los entrenadores “es una hermosa pasión donde uno tiene que trabajar mucho para lograr sus frutos, formar buenas personas con valores me motiva me gusta y me hace bien. Sin esos valores, no podría trabajar, y creo que es injusto si solo te respalda el buen resultado”.

Foto: Gentileza Yanina Gaitán (Panamericanos 2003 – Santo Domingo)

La pandemia de COVID-19 afectó en menor o mayor medida a toda la población “en lo personal, como a todo ciudadano, en principio asustó un poco por el hecho de lo desconocido y de tener que andar con todos los cuidados para no contagiarse. Gracias a Dios en mi familia y amigos cercanos no tuvimos. En cuanto al plantel, individualmente un par de jugadoras solamente las afectó, y en lo colectivo nos afectó al plantel porque empezamos en marzo y al mes tuvimos que aislarnos por todas las restricciones necesarias obviamente para el cuidado de todos. Estuvimos un mes y medio trabajando por Zoom, cada una en sus casas haciendo los trabajos físicos y charla técnica-táctica, que obviamente nos quitó continuidad y no es lo ideal para trabajar en un gran objetivo como es preparar un plantel a nivel competitivo para AFA. Nos tuvimos que adaptar y motivar a cada jugadora para que no se desanime y continúe entrenando, el mantenernos unidos y no decaer emocional ni físicamente. Fue duro, pero lo pudimos llevar, por eso también lo de equipo resiliente, con inconvenientes, pero sin bajar los brazos y mirar para adelante”.

Yanina enumero tres sueños deportivos pendientes “ascender con Camioneros y verlas contentas a mis jugadoras, ser directora técnica de algún club de los que jugué y dirigir la Selección Argentina para llevarla a lo más alto”.

Para finalizar, les dejo un mensaje a todas aquellas niñas y jóvenes que desean triunfar en el fútbol “sigan sus sueños. Si aman el fútbol practíquenlo con mucha pasión, dedicación y responsabilidad. Es cuestión de esfuerzo, pasión, sobre todo, y el resultado son los buenos frutos que llegarán sin duda, el disfrute de jugar y divertirse es lo primordial”.

Miércoles 8, septiembre de 2021