Seguimos recorriendo la historia de las jugadoras de nuestro fútbol y la pelota hace una parada en Catamarca para meternos en la intimidad futbolera de Rosita Sinaí Rivero. En un año en donde casi no hubo actividad, Sólo Fútbol Femenino te invita a adentrarte en esta nueva entrevista.

Por: Andrés Perez (@solofutbolfem)

«Dios está en todas partes; pero solamente atiende en Buenos Aires», una frase tan añeja y particular que quizás en muchas ocasiones pueden ser ciertas pero en otras no tanto, como lo es el fútbol, un deporte bien federal y arraigado en cada rincón de nuestra patria. Es por eso que en esta oportunidad nos damos una vuelta por la bella Catamarca y nos metemos en la vida de una jugadora que cuenta con su mejor amiga y aliada, la pelota.

Se trata de Rosita Sinaí Rivero, nació en la provincia de Santiago del Estero, pero hace tiempo que esta radicada en Catamarca. Tiene 24 años, su posición es delantera y su pegada con la pierna derecha, la más hábil, hizo y hace sufrir a más de una arquera.

«Comencé a jugar a la pelota cuando tenía 18 años, hace seis años. Actualmente juego fútbol campo para el Club Atlético Estudiantes de la Tablada, y fútbol ocho para El Rejunte. Me gusta mucho entrenar para superarme día a día y para crecer como jugadora sin perder nunca la humildad». Rosita pasó por el Club Atlético Policial, Club Las Pirquitas, Club Coronel Daza y Club San Martín, entre otros. Además, fue parte de los seleccionados de la Liga de Catamarca y Liga Chacarera.

El coronavirus, sumado a la cuarentena, aunque en una provincia sin casos, motiva a que los entrenamientos sean un incordio, con momentos algo aburridos y tensos, al respecto nos dijo: «Realmente la cuarentena no la veo para nada bien. Extraño mis fines de semana, los entrenamientos e ir a la cancha a jugar por los puntos».

Llegó el momento de hablar sobre los recuerdos emotivos en un campo de juego y nos comentó: «El gol que más recuerdo, hay muchos y lindos. Voy en orden, en segundo lugar me quedó con el gol que convertí en semifinales para el Club Las Pirquitas vs. Coronel Daza. Y en primer lugar, el tanto en la final, nuevamente para Pirquitas frente al Club La Tercena».

Casi todas la jugadoras tienen ídolos o referentes, para Rosita son, la estadounidense Alex Morgan y Lionel Messi. «No me identifico con nadie en particular, solo hago y demuestro lo que sé», sentenció la delantera. Y no se achica ni se deja intimidar por comentarios despectivos hacía ella por el simple hecho de pertenecer al fútbol: «Jugar no me hace menos mujer».

Siente mucha felicidad al ver un gran crecimiento en la actividad y que las jugadoras se vayan ganando un lugar en una sociedad patriarcal, en donde muchas quedan en un segundo plano. Rivero, apuesta a lo grande y también tiene metas y sentimientos: «Mi sueño es jugar en un club de Primera División de AFA, y vivir de esto que tanto me apasiona. Es una meta que quiero cumplir pero se que debo hacer mucho sacrificio. Gracias a Dios el apoyo siempre está, cada vez que juego tengo el aliento de las personas más importantes de mi vida».

Lunes 8, junio de 2020