Así lo anuncia el club en su página web, aunque no descarta que vuelvan en un futuro, más que improbable en la categoría de Superliga B, a la que han descendido.

La pérdida de la máxima categoría, así como diferentes motivos económicos son las principales causas que mueven al club a tomar esta triste decisión, en la que secunda a la UD Las Palmas, que anunció también la desaparición de su equipo femenino hace un mes. Y puede que no sean los últimos.
La RFEF había creado en 2009 una Superliga femenina abierta a más equipos para potenciar la aparición de nuevas estrellas y aficiones, con la promesa de que estos nuevos conjuntos no descenderían en tres temporadas. Según lo acordado, los primeros descensos se producirían ya en la temporada 2011/2012, y meramente por motivos deportivos. Sin embargo, esta misma campaña la institución decidió unilateralmente descender a siete equipos a la Superliga B, con lo que muchos pierden los esponsors que tenían.
Todo hay que decirlo, el Real Valladolid no había completado su mejor temporada, ni se había conseguido el mejor nivel con esta nueva fórmula de competición, pero ahora las jugadoras quedan a la deriva. Según el club, muchas de las chicas pasarán a formar parte del C.D. Rayo Simancas, equipo recién ascendido a la Superliga B, categoría en que se veían abocadas a jugar la temporada siguiente de cualquier forma.

Fuente: Diario Marca // Julio 2011