Mientras que las jugadoras de Talleres de Córdoba se pusieron al hombro una rifa para recaudar fondos y pagar el pase desde Racing a dos de sus jugadoras, ya que el club de Barrio Jardín no quiere hacerlo, las jugadoras de Villa San Carlos, de la liga de AFA, recaudaban fondos en las redes sociales para poder viajar a Rosario y no perder los puntos por el torneo apertura.

Por: Macarena Jorge Caamaño (@macajorgec)

¿Por qué las jugadoras tienen que estar haciendo estas cosas en vez de entrenar y jugar? ¿Cuándo podrán dedicarse de una vez por todas sólo al fútbol? La disciplina femenina en Argentina siempre tiene un motivo para que sus deportistas no puedan desarrollarse y consolidarse correctamente en el fútbol. Pelotas y cafecitos: el precio del fútbol femenino.

A Noelia Rodríguez y Sofía Belmar le piden aproximadamente $70.000 para que Racing de Nueva Italia les dé el pase definitivo a Talleres de Córdoba. Ambas jugadoras arribaron a las Matadoras en el año 2019. En el cuestionado reglamento de la Liga Cordobesa de Fútbol, los clubes de Córdoba tienen la opción de ponerle precio o no a sus jugadoras, en este caso lo tienen. Cuando Rodríguez y Belmar se fueron de Nueva Italia a Talleres, lo hicieron a préstamo; lo de Sofía fue un préstamo gratuito, pero a Noelia le pidieron desde Racing que tenía que abonar cinco pelotas. Y en esta nueva oportunidad, no sería la excepción. Por cuestiones sanitarias y desorganización institucional de ambos lados, en el 2020 intentaron extender el préstamo para seguir jugando en Talleres, pero fue en vano. Este año, entre el cansancio y la incertidumbre, optaron por no pedirle renovación del préstamo a Racing de Nueva Italia, sino directamente el pase. Con una parcial y casi nula intervención de Talleres, institución que dijo que no pagará los pases, el club de Nueva Italia le exigió a las dos jugadoras treinta pelotas para tener el pase definitivo a Talleres. La cuestión de las pelotas es una moneda corriente en la liga de Córdoba. Las jugadoras tienen prohibido comprar las pelotas en un determinado comercio deportivo, sino comprarlas en la misma Liga Cordobesa de Fútbol. Cada pelota ronda por los $2.200, y a las jugadoras mediante Twitter e Instagram, junto a su fiel hinchada matadora (@EMAlbiazules) no les quedó otra opción que empezar a recaudar fondos mediante una rifa para poder seguir jugando. Insólito, pero real.

 

PROFESIONALISMO DE CARTÓN: Caso Villa San Carlos

El caso de Talleres puede ser excusado por algunas personas por el simple hecho de militar en una liga amateur, como lo es la Liga Cordobesa de Fútbol, pero en la liga de AFA, teóricamente profesional, también pasa algo similar. Villa San Carlos, de cara a la fecha número 7 del torneo de AFA, tendrá que viajar de visitante a Rosario para enfrentar a las Guerreras. Por cuestiones económicas, el club de Berisso no puede afrontar el costo del viaje hacia Santa Fe, que ronda por unos $70.000, casualmente la misma cifra que necesitan las jugadoras de Talleres. El fin de semana, la cuenta de Twitter de Villa San Carlos (@VSCFem) compartió un link de pago, los populares “cafecitos” para poder alcanzar el objetivo. Tras una repercusión en redes, desde la cuenta oficial del plantel femenino, hoy dieron la noticia de que llegaron al objetivo de los $70.000 y podrán viajar a Rosario. Entonces, si entendemos a las ligas amateurs como “excusadas” al desamparo económico que margina a las deportistas en su competición y trabajo, por el simple hecho de no ser profesionales, ¿Por qué en una liga profesional hay un plantel de jugadoras pidiendo dinero en redes sociales y evitar perder los puntos en una fecha oficial del torneo?

La única sensación que emociona y alegra es la solidaridad de tanta gente con ambos clubes a la hora de ayudarlas. De otras provincias, países, con camisetas rivales o de cualquier color, están al pie del cañón para que las deportistas hagan lo que saben y deben hacer: jugar al fútbol. ¿Cómo pretende tanta gente sentarse a ver un partido de fútbol femenino y no ver el nivel que esperan si sus jugadoras están recaudando fondos en vez de abocarse de lleno al deporte? Ligas provinciales o de AFA, amateurs o profesionales, el desamparo a los planteles femeninos ya se volvió algo común. Ese destrato es un factor clave para alejarnos de una liga más equiparada y pareja. Como existen instituciones que desamparan a sus clubes en una liga profesional, también hay casos de planteles amateurs respaldados por sus instituciones.

El interés es lo que hace la diferencia. Eso nos deja la pauta de que el amateurismo no siempre es sinónimo de ausencia del club, o que profesionalismo siempre significa presencia de la institución, claramente.

Foto Portada: Gentileza «La Voz del Interior»

Martes 5, mayo de 2021