Marisa González, la capitana y experimentada mediocampista del Club Puerto Nuevo, contó cómo está llevando la situación provocada por el coronavirus.

Por: Micaela Ríos (Columnista SFF)

La cuarentena obliga a todos a cambiar las costumbres. Hemos tenido que entender que quedarse en casa no es una opción sino una obligación para protegernos y proteger al prójimo. La pandemia por el COVID-19 frenó el mundo del fútbol y la actividad de los clubes se mudó al domicilio de las jugadoras.

Al respecto Marisa comentó que: “En mi caso es algo excepcional, ya que unos días antes de que todo esto comience, viaje con mi novio a la casa de sus padres en la costa, donde por suerte tienen un gran terreno donde puedo entrenar sin ningún tipo de inconveniente”.

En relación a los entrenamientos cada una lo hace por su parte o hay alguna planificación que llevan adelante: «En este caso las dos opciones son acertadas, ya que cada una entrena en su domicilio y además nuestros entrenadores planifican los entrenamientos y nos los envían a través del whatsapp”.

Foto: Gentileza Código Plural

¿Que balance haces desde ese último encuentro y victoria frente a All Boys por la Zona Campeonato y de toda la clasificación anterior?

“Tuvimos un comienzo regular ya que fuimos mejorando día a día, aunque perdimos algunos partidos donde merecíamos ganar. Esto nos sirvió para que el equipo se conozca, terminado con un balance muy bueno ya que esto nos sirvió para que nuestro comienzo en la zona campeonato sea muy positivo”.

Para finalizar ¿Cómo te imaginas la vuelta y si crees que le costará mucho a todas las jugadoras ponerse en ritmo?
“En lo general creo que el regreso a la cancha será muy emotivo y no nos costará mucho volver al ritmo ya que estamos comprometidas con el objetivo, porque si seguimos trabajando con esfuerzo, sacrificio y humildad todo se puede”.

Lunes 13, abril de 2020

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.