En plena cuarentena, “Solo Fútbol Femenino” conversó con Marianela Luque, capitana y goleadora del Club Atlético Ituzaingó, sobre su trayectoria en este deporte y el presente en el equipo que milita en  la Primera División C de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Por: Antonella Ceci (Columnista SFF) 

Marianela se incursionó en el fútbol desde muy pequeña e inició su carrera en “La Peña”, donde actualmente vive. En aquel entonces, jugaba con los varones o sola en su casa hasta que un hombre la vio y le gustó su juego.  “Juego desde los 5 años y a los 8 me vio un señor de un club que, hoy en día, es el de mi barrio”.

En una disciplina donde el machismo dominó durante años, Luque también lo sufrió “Lo sentí mucho. Cuando yo jugaba me los pasaba a todos y decían ¿Cómo puede jugar una mujer? o me desafiaban. Hasta el día de hoy, cuando jugamos mixtos en el barrio, se ve en la manera de jugar”.

Un año atrás, en Argentina, anunciaban la profesionalización del fútbol femenino y la alegría se hizo presente en ella como en tantas partícipes de esta lucha “Me puse muy contenta porque antes no se le daba importancia. Noto un cambio desde mis inicios, ahora por donde vayas ves a chicas jugando a la pelota; es más común”.

La goleadora de Ituzaingó recordó su llegada al equipo en el que despliega su magia actualmente “Empezó con pruebas de jugadoras. El director técnico, que hoy nos dirige, me mandó una solicitud para ser parte del equipo, él ya me había visto jugar. Hubo un montón de chicas que fueron a probarse y yo quedé en el primer día”.

Además, rememoró su amplia trayectoria deportiva “Comencé jugando en Laferrere, un equipo de la C. A mis 14 años, debuté en AFA y me convocaron a la Selección Sub17 y, además, estaba convocada a la Selección de Futsal; estaba feliz. Después, me quería River y Banfield, pero no me dieron el pase, así que quedé 2 años parada y me buscó San Lorenzo”.

Con respecto a su paso por el conjunto de Boedo comentó que “Jugué 4 años, me lesioné y me perdí el Mundial en el que habían convocado a 5 chicas de San Lorenzo”. Estar presente en los campos de juego implicaba una gran lucha en su vida “Dejé de jugar porque tenía que trabajar; como antes no se pagaba, no llegaba con la plata. Siempre me manejé sola, no tenía la compañía de ningún familiar”.

Marianela dejó en claro que “Mientras estuve lesionada San Lorenzo se portó muy bien conmigo y tuve una gran experiencia en el club”. La capitana tuvo la oportunidad de emigrar a México, mientras era una de ‘Las Santitas’ “No me fui por mi familia, yo era muy chica y no podía viajar”.

En cuanto a la Selección Argentina manifestó que “A los 15 años me convocaron a la Mayor, fue un sueño cumplido, lo esperaba mucho. Una vez, le había dicho a mi papá que iba a llegar al seleccionado y lo cumplí. Borello me enseñó muchas cosas y me sentía muy orgullosa de lucir la camiseta celeste y blanca, de representar a mi país con tan solo 15 años. Estar dentro de donde estaban todos los profesionales fue un sueño hecho realidad”.

Respecto a sus sueños en este ámbito afirmó que “Mi sueño fue llegar a la Selección, pero me encantaría volver a cumplirlo, que me vea más personas de otro lado para poder ser más vista como profesional. No hay mucha posibilidad de que vean a las jugadoras del ascenso, solo  se fijan en la Primera”.

La cuarentena por el COVID-19, complica que los deportistas continúen con su preparación física “Los profes nos están dando ejercicios todos los días, o sea rutinas, para que hagamos en casa y así no estar tan paradas”. Además explicó los objetivos de ‘Las Verdes’ “Llegar a la B, ser un equipo nuevo con chicas de barrio que ponen sangre y pulmón por el Club. Queremos ser respetadas y siempre optamos por llegar al objetivo que el Club Ituzaingó sea reconocido por todo lo que hacen las jugadoras cuando se ponen la camiseta”.

La número 10 le dejó un mensaje a las infantiles y juveniles que desean practicar el fútbol “No se rindan, cumplan lo que anhelan que es lo más hermoso. Yo a mis compañeras, que algunas son menores, les dije que apenas empezamos, que sigan para adelante y que lleguen a cumplir sus sueños. Tienen que demostrar todo lo que saben en cada partido”.

Para finalizar, la futbolista nacida en Parque San Martín (Merlo), agradeció “A mi equipo y al club por confiar en mí. No se olviden del ascenso que hay muchas chicas que tienen mucho para dar”.

Martes 21, abril de 2020

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.