Tras un fin de semana de suspensión, debido a un común acuerdo entre ambas Ligas, el pasado domingo 8 de Diciembre se jugó el partido de ida de la final del segundo Torneo Provincial de Clubes en Categoría Mayores (Copa Federación), que es organizado la Federación Entrerriana de Fútbol.

Este partido se disputó en cancha del Club Atlético Victoria de Concordia y, en el mismo, Almagro de Concepción del Uruguay (foto) venció, como visitante y por 2 a 1, a Santa María de Oro de Concordia. Con este triunfo como visitante en el partido de ida, el equipo uruguayense quedó muy cerca de consagrarse bicampeón provincial dado que ya fue campeón en la primera edición de este Torneo disputada el año pasado (2018). El partido de vuelta se jugará, en principio, el próximo domingo 15 de Diciembre en Concepción del Uruguay.

El partido tuvo alternativas cambiantes. Santa María arrancó con un esquema claramente ofensivo que implicaba jugar con tres delanteras de punta. En cambio, Almagro (para el cual un empate como visitante era, a priori, un buen resultado) salió con un esquema bastante cauteloso: 4-5-1.

El partido se presentó impreciso, ambos equipos se prestaban la pelota y, en esos primeros 20 minutos del primer tiempo, Santa María logró acercarse más al arco visitante aunque el vallado de jugadoras que puso Almagro en el trabajo de marca y contención le hacían muy difícil generar situaciones de riesgo.
Al promediar ese primer tiempo, Almagro comenzó a salir, lentamente, de su actitud inicial. El equipo uruguayense se adelantó diez metros y le comenzó a dividir la pelota al local en la mitad de la cancha. Así se comenzaron a generar llegadas sobre los dos arcos. Un tiro libre de la mítica goleadora de Almagro, Melina Ramírez pegó en el travesaño cuando la arquera local estaba vencida. Y, a los 31 minutos, en un córner lanzado por la propia Ramírez, esa misma arquera local, Azul Muzio, cometió un grueso error porque una pelota fácilmente controlable se le escapó de su manos y Daiana Fernández, la zaguera central de Almagro que, por primera vez, visitaba el área adversaria, empujó la pelota al gol con su pierna derecha, a medio metro de la línea y con el arco vacío, para darle la primera ventaja al visitante.

Santa María iba a sentir ese impacto en todo lo que restaba de este primer tiempo. Cuatro minutos más tarde, el equipo local se quedó con diez jugadoras por expulsión de la zaguera central Carolina Romero que ya estaba amonestada y cometió una segunda falta fuerte que determinó que el árbitro le mostrase la segunda amarilla del partido y, por lo consiguiente, también la roja. Y cuando se moría el primer tiempo un centro de Milagros Cabrera pegó en la mano de una defensora local, la recibió Ramírez, y cuando eludió a esa misma defensora se produjo el contacto entre ambas ante lo cual Ramírez cayó pesadamente. El árbitro entendió que era penal (aunque no quedó claro si fue por la mano previa o por el presunto foul posterior) y la propia Ramírez lo cambió por gol. Con dos goles de ventaja para Almagro y una jugadora menos para Santa María, se fueron al descanso.

Foto: Gentileza «Gol de Mujer Oficial” (Club Atlético Almagro de Concepción del Uruguay)

Al comenzar el segundo tiempo, el DT de Almagro hizo un cambio que preanunciaba su intencionalidad de liquidar el partido (y, acaso, también, la serie) en el segundo tiempo en función la superioridad numérica y de los espacios que, forzosamente, iba a dejar Santa María en el fondo al adelantarse buscando remontar la diferencia. Sacó una volante defensiva (Milagros Cabrera) y colocó una delantera de punta (Belén Yasiuk).
Y todo hacía parecer que Almagro iba a liquidar el partido en esa primera parte del segundo tiempo. Pero a sus permanentes ataques siempre le faltó la puntada final. Después de quince minutos, Santa María, en una remontada más emocional que futbolística, comenzó a asediar el arco visitante. A los 16 minutos, un centro desde la derecha fue cabeceado defectuosamente por Florencia Mesistrano. La pelota se iba por la línea de fondo pero la arquera Patricia Villareal advirtió que llegaba la carrillera local Carla González (que tres minutos antes había levantado un remate desde el vértice del área chica malogrando el descuento), se arrojó buscando la pelota, llegó tarde y cometió un penal en una pelota que difícilmente pudiese haber sido alcanzada por la jugadora local dentro de los límites del campo de juego. La propia Mesistrano lo ejecutó y achicó la diferencia a un solo gol.

Con una jugadora menos, Santa María se puso en partido. A partir de allí y alentado por su público, el equipo local se convirtió en una tromba. Sin muchas ideas, pero forzando a Almagro que había perdido el control de la pelota. Y a los 22 minutos se produjo la jugada cumbre del partido. Un remate de la recién ingresada Marta Benítez dió claramente en uno de los brazos extendidos de la zaguera Fernández, que ya estaba amonestada. Penal y expulsión. Era la gran oportunidad para el equipo local de lograr el empate y, ya en igualdad numérica, buscar el triunfo en la segunda mitad del segundo tiempo. No pudo ser. A este segundo penal, lo ejecutó María Navarro (que fue, paradójicamente, la gran figura de Santa María en este partido) y el remate suave, a media altura y al palo derecho fue atajado por la arquera Villareal que alcanzó a desviar hacia el costado el envío de la jugadora local con su mano derecha.

De allí en adelante, si bien Santa María siguió buscando denodadamente el empate, mermó mucho la presión que había ejercido durante esos fugaces quince minutos y Almagro tomó las precauciones del caso. Hizo un cambio defensivo dado que ya no estaba con superioridad numérica y ante la ausencia de Fernández, envió a su centrodelantera Ramírez a jugar de marcadora central aprovechando su excelente estatura y su enorme velocidad para los cierres. Solo en algunas pelotas detenidas de tres cuartos de cancha volvió a aparecer Ramírez en función ofensiva y como mera ejecutora (uno de esos tiros libres volvió a estrellarse en el travesaño).

Sin embargo, Almagro volvió a tomar el control de la pelota en los últimos diez minutos y, aunque no generó situaciones de riesgo, a pesar de que, con las dos expulsiones, se habían abierto los espacios, consiguió mantener la pelota lejos de su arco. El final encontró a Almagro llevándose los tres puntos disputados como visitante en una final provincial, lo cual lo hace acariciar el bicampeonato y a Santa María que, al término del primer tiempo, parecía estar destinado a sufrir un goleada definitoria del partido, la serie y el título, habiendo sido derrotado solo por la mínima diferencia como local y, por ello, manteniendo sus chances de revertir la serie y dar batalla por la obtención de este Torneo.

Un dato curioso. Hasta este partido, Santa María estaba invicto como local en Torneos Provinciales. Y, ahora, Almagro es el único equipo que se mantiene invicto como local en Torneos Provinciales.
Todo se definirá en Concepción del Uruguay, entonces. Almagro será campeón ganando o empatando el partido de vuelta. Si Santa María gana por un gol de diferencia en “la histórica”, la definición del Torneo se realizará a través de remates desde el punto del penal. Y si el equipo concordiense gana por dos o mas goles de diferencia se habrá consagrado campeón provincial.

Las mejores chances son, sin dudas, para Almagro de Concepción del Uruguay que, con este triunfo como visitante, quedó muy cerca del bicampeonato. Pero nada está cerrado, ni mucho menos. El segundo Torneo Provincial de Clubes se definirá en próximo domingo en “la histórica”. Por ahora, lo único seguro es que el título se quedará en la costa del río Uruguay.

Por: Mario Bordón (Peridodista “Gol de Mujer Oficial”)
Miércoles 11, diciembre de 2019

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.