Más de un año sin partidos, y van. La Selección Mayor sigue sin hacer rodar una pelota desde noviembre del 2019. El 27 de este mes tenían doble cita con Brasil, pero desde AFA se decidió suspender por la “situación sanitaria”. Pandemia, contradicciones y falta de respuestas a muchas dudas, ¿Qué pasa con la Selección?

Por: Macarena Jorge Caamaño  (@macajorgec)

Brasil no demoró en buscar otro oponente tras la suspensión de la presencia de Argentina en una doble fecha amistosa contra las cariocas. Ecuador será el rival de Brasil en los próximos amistosos que Argentina tendría que haber disputado. Con un escueto aviso desde el sitio web oficial y redes sociales, la asociación del fútbol argentino informó que por la “situación sanitaria” los partidos programados fueron suspendidos. Ayer, en el marco del breve sorteo del Torneo Rexona a disputarse a fin de mes, Jorge Barrios, presidente de la comisión de fútbol femenino de AFA, dijo que el encuentro contra Brasil se suspendió por el riesgo que corrían las jugadoras que militan en la liga de España y de Italia. Afirmó que peligraban su vuelta al intentar retornar al país donde residen. Dada la situación sanitaria actual en Europa, temían a que cierren las fronteras y que no puedan ingresar. Pero, curiosamente, mientras se daba a conocer públicamente la suspensión del encuentro femenino, los jugadores de la mayor masculina salieron e ingresaron de dichos países europeos sin ningún problema.

No obstante, insistió en el cuidado de las jugadoras argentinas en Europa, marginando la opción de convocar a jugadoras que militan en el fútbol nacional. Misma lógica aplicada en las jugadoras lesionadas y convocadas por Carlos Borrello para lo que iba a ser los encuentros contra Brasil; Vanina Correa, Vanesa Santana y Micaela Cabrera, dos de ellas jugando en el exterior, mientras que Cabrera defiende los colores de Boca Juniors. Considerando tal y como afirmó el director técnico cuando dejó afuera de la convocatoria para Lima 2019 a Banini, Bonsegundo, Potassa y Bravo, que lo hizo por “alternancia y recambio para darle la chance a otras jugadoras”, en esta oportunidad, considerando lesiones y la pandemia ¿No hay otras jugadoras que podrían haber sido convocadas para jugar contra Brasil?

UN VIRUS SELECTIVO

En lo que respecta la situación sanitaria actual como motivo de la falta de rodaje de la Selección Mayor, Chile y Brasil, entre otros tantos países a nivel continental y mundial, tendrán acción en los próximos días. Pese al rebrote inminente que padece el viejo continente, Europa no se queda atrás con las fechas internacionales, y y han tenido antecedentes las semanas anteriores con España, Holanda, Inglaterra, entre otras selecciones que ya han disputado partidos con los pertinentes protocolos. Sin desplazarnos a destinos internacionales, si la selección mayor masculina no viene teniendo dificultades para viajar a distintos destinos internacionales en medio de una pandemia, ¿Por qué la femenina no puede hacer lo mismo? ¿Cuál sería la diferencia entre ambas selecciones contemplando los pertinentes protocolos para garantizar su seguridad? De hecho, en la mayor masculina, esa burbuja ha sido eficaz y segura, ¿Por qué no lo sería en la femenina?

Simultáneamente, mientras se cumple más de un año de inactividad en la selección mayor, en el sorteo del Torneo Rexona que se llevó a cabo ayer en Ezeiza, Claudio Tapia informó brevemente que la Copa Libertadores tendrá sede en Argentina. Cuya copa se iba a disputar en Chile, el presidente de AFA comentó que Alejandro Domínguez, presidente de CONMEBOL, le afirmó que será en nuestro país en el mes de marzo de 2021. Noticia que sorprendió al país trasandino y a Argentina ya que se desconoció de un aviso oficial de dicho cambio de sede. Entonces, ¿Se puede ser sede de una Copa Libertadores en un contexto pandémico pero no disputar partidos internacionales? Mientras que en Chile la pelota ya rueda desde hace semanas, ¿Cuál es el parámetro de crecimiento de la disciplina si aún el torneo semiprofesional no arrancó ni la Selección juega partidos? En el breve sorteo del día de ayer, tampoco se informó sobre la situación actual de cada club a disputar el Torneo Rexona; en cuanto a lo sanitario, protocolar, infraestructura y medicinal, teniendo en cuenta la cantidad de jugadoras lesionadas en todas las ligas de primera división de otros países del mundo tras el confinamiento. Tampoco se hizo mención del Sudamericano sub17 recientemente suspendido, ni de las copas mundiales de dicha división también anuladas.

De un tiempo a esta parte, los países de la región y otros continentes tienen agenda activa y la pelota rueda, y Argentina continúa mirando desde afuera. ¿Qué pasa realmente con el fútbol femenino? ¿El freno de la actividad es efectivamente la pandemia? ¿Por qué otras selecciones femeninas, incluyendo la masculina nacional, pudieron seguir jugando con protocolos pese a la pandemia? ¿Por qué otros equipos se han podido adaptar a competir con protocolos sin perder continuidad? A días del inicio del torneo semiprofesional de AFA, hay muchas preguntas sin responder.

Viernes 20, noviembre de 2020

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.