Anabella Verón lleva adelante la cuarentena en su casa del Barrio Kennedy Norte (Hudson) junto a sus padres y con muchas ganas de volver a jugar, y aunque sabe que se dieron por terminados los Campeonatos de AFA, no baja los entrenamientos, pensando y soñando que en algún momento la pelota vuelva a rodar y defender los colores de Argentino de Quilmes.

Por: Andrés Perez (@solofutbolfem)

La pelota no gira, las canchas están vacías, el grito de gol se extraña cada vez más, y las verdaderas protagonistas de esta historia, no ven la hora de saltar al verde césped y, ni más ni menos, disfrutar de un partido de fútbol. El momento que atraviesa la mediocampista y capitana de Argentino de Quilmes, Anabella Verón, no es diferente a las demás, pero mejor que lo cuente ella: «Dentro de todo la cuarentena la voy llevando bien. Gracias a Dios estoy con mi familia, con mis viejos nos cuidamos mucho. Siempre tratando de poner lo mejor día a día , para que esto pase rápido, no dudo que entre todos vamos a poder salir adelante».

Anabella tiene 24 años, nació en el Hospital Evita de Berazategui y actualmente vive en Hudson (Barrio Kennedy Norte). Arranca el juego y nos cuenta con mucha emoción: «Comencé jugando al fútbol desde muy chica, justo enfrente de mi casa habia una canchita y me la pasaba jugando con mis hermanos, Sergio y Maxi, y los amigos de ellos. Era la única mujer entre todos los varones, no me importaba nada, yo quería jugar y lo hacía».

Recuerda y muy bien, ese primer partido con mujeres que la marcó para siempre: «Fue en la cancha de mi barrio (Kennedy Norte), me metí a jugar así, como estaba. Me acuerdo que tenia un pantalón de jeans y zapatillas. Ahí fue mi primer partido, que no me olvido nunca porque hice mi primer gol desde mitad de cancha», ya comenzaba a dejar su huella con grandes golazos y algunos lujos, bien de potrero. Más tarde llegarían sus primeros campeonatos relámpagos y su primer club en AFA.

Y si, la vida le tenía guardada una gran posibilidad de desparramar su fútbol, ella la tomó y no la soltó más: «En el 2016 fui a Argentino de Quilmes. Era la primera vez que iba a jugar en cancha de 11 y hoy en día pienso que fue lo mejor que me paso en mi vida. Sentía muchos nervios, ansias, de querer jugar hacer todas las cosas bien para poder aportar al equipo. Ya pasaron 4 años que pertenezco a este club, siempre me ha brindado lo mejor. Aprendí y aprendo muchas cosas futbolísticas y obvio también como persona, como compañera».

«No voy a olvidar nunca un clásico contra Defensa y Justicia. Yo tenía una lesión en el tobillo, tuve un esguince, no me había recuperado para jugar pero igual me vende el tobillo y todo, fui al banco. Me tocó entrar cuando el partido iba 1 a 1 y gracias a dios pude convertir dos goles, uno de tiro libre y otro casi de mitad de de cancha, terminamos ganando (4-1 en La Barranca, el 30/03/19). Es un partido que jamas me voy a olvidar, es algo que me dejó muy marcada porque el que quiere puede, nunca hay que rendirse tan fácilmente, hay que levantar la cabeza e intentar».

El «Mate» debutó en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) en la Temporada 2017/2018, Anabella convirtió 5 goles, y terminó decimosexto. En la 2018/2019 fueron 10 gritos y su equipo no pudo entrar a la Zona Campeonato por diferencia de gol, entonces jugó la Zona Permanencia en donde salió cuarto. Llegando al Campeonato 2019/2020, el cual se dio por finalizado a causa de la pandemia del coronavirus, la número diez había señalado 8 tantos y el elenco dirigido por Rafael Jara nuevamente estaba disputando la Zona Permanencia.

Al respecto de como llevaba adelante la rutina de los entrenamientos en cuarentena, nos dijo: «Los entrenamientos son los que nos manda el profe Hernán. Es todo muy complicado, no es lo ideal, pero junto con él y mis compañeras, tratamos de ponerle lo mejor para cuando tengamos que volver estemos de la mejor manera». Aún nadie sabe y es prematuro el regreso a la actividad, se especula entre septiembre u octubre, mientras tanto el mejor remedio es el aislamiento obligatorio.

«El fútbol es mi vida, es difícil describirlo porque es algo que con tan solo ver girar una pelota ya soy feliz. Juego al fútbol y me olvido de todo, es un mundo aparte, es lo mejor sin dudarlo. Y me gusta mucho jugar de volante por derecha para poder encarar y pegarle al arco», así de claro lo tiene Anabella Verón. Puro potrero, picardía para jugar y una calidad como pocas en la categoría. No tiene techo, aún le queda mucho a la mediocampista que derrocha fútbol y es admirada por su juego.

Cuando le preguntamos a quien tenía de idola o con quien se sentía identificada dentro de una cancha nos comentó:
«Me gusta mucho como juega Lorena Benítez, me gusta cuando hace esos cambios de frente o cuando tira esos pases filtrados, me encanta su juego».

Llegó el momento de hablar sobre sueños, metas y nuevos desafios, de eso y mucho más vive una jugadora: «Mi sueño es poder llegar a jugar en la Selección Argentina, ese es mi mayor sueño, espero algún día poder cumplirlo, creo que nada es imposible. Siempre tengo una frase presente en mi que es: SUEÑA A LO GRANDE Y NUNCA TE RINDAS. Y otro que tengo es poder jugar en un club de la Primera División, con esfuerzo y trabajo diario, todo se puede».

La familia es para Anabella lo más preciado en su vida, es todo y mucho más: «Son mi inspiración en cada partido, son mis fuerzas y mis ganas de seguir adelante. Ojala que algún día me puedan ver cumpliendo mi sueño de poder jugar en la selección y que ellos se sientan orgullosos de mi! Siempre agradecida a mis padres por el aguante, a mis hermanos, mis sobrinos, mis tíos y primos, y a toda mi familia que día a día siempre están ahí bancando en todas, que se toman un tiempito para ir a verme jugar! Y obvio agradecer a mi pareja que siempre esta para escucharme, aconsejarme en todo, para que siga adelante y trabaje duro para poder cumplir mis sueños, es algo que no se compara con nada».

Llegando al final de este recorrido y con la triste noticia de las últimas horas sobre la suspensión de los todos los Campeonatos de la AFA, Anabella Verón nos transmitió sus sensaciones: «La verdad que con el tema de la suspensión del fútbol por un lado me parece bien porque tampoco podemos arriesgarnos a tanto, creo que primero esta la salud de cada uno, y por otro lado es un bajón. Yo como jugadora cuento los días para volver a jugar. Pero bueno, tenemos que cuidarnos para poder salir de todo esto y poder regresar con todas las ganas».

Martes 28, abril de 2020

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.