REGIÓN LITORAL SUR // Hubo triple empate en puntos y Paraná se clasificó para Mendoza por mejor diferencia de gol


La Selección de Paraná se clasificó ganadora del triangular final de la Región Litoral Sur de las eliminatorias del Torneo Nacional de Selecciones Mayores de Ligas 2018 en una reñida definición donde prevaleció la mejor diferencia de goles de las paranaenses debido a que se produjo un triple empate en puntos con Rosario y Concordia.

Los tres partidos se disputaron en el estadio del club Don Bosco de la capital entrerriana. De esta forma, la Selección de Paraná estará presente en la etapa final de este Torneo, la cual se disputará en Mendoza entre el 26 de Noviembre y el 2 de Diciembre de este año.

El Torneo se inició el viernes 14 con la sorprendente victoria de Concordia ante el anfitrión Paraná por 2 a 1, luego de revertir un resultado inicial adverso dado que el equipo paranaense había abierto tempranamente el marcador por intermedio de Daiana Díaz y fue claro dominador en el primer tiempo a partir de haber ejercido una intensa presión alta que le permitía recuperar la pelota rápidamente mientras Concordia no podía salir del fondo. Sin embargo, y a poco de finalizar esa primera etapa, Concordia igualó el tanteador con un golazo de Nadia Fernández en un ataque aislado del conjunto visitante.

En el inicio del complemento, Paraná aflojó el ritmo y Concordia tuvo una ráfaga de quince minutos de excelente fútbol donde generó varias llegadas de peligro y, en una de ellas, una defensora de Paraná le cometió un claro penal a Nadia Fernández (la gran figura de ese partido) que la capitana concordiense, María Escobar, cambió por gol: 2 a 1. Después, Paraná se fue al ataque con mucho empuje pero sin ideas y, a pesar de tener la pelota, no llegó a inquietar a su adversario. Concordia supo jugar con el reloj y con la desesperación de las jugadoras locales y se llevó, inesperadamente, los tres primeros puntos del triangular.

Foto: Gentileza “Minuto a minuto” (Selección de Paraná)

El sábado 15 hizo su presentación el equipo que, a priori, era considerado el gran candidato a ganar el triangular y clasificar: Rosario. Y pareció ratificarlo plenamente. Porque, en este segundo partido del triangular, Rosario goleó a Concordia por 5 a 2 con goles de Virginia Gomez (de penal), Erica Lonigro, Araceli Gonzalez y Paula Salguero en dos oportunidades. Todos estos goles fueron marcados en el primer tiempo donde Rosario se fue al vestuario ganando por 5 a 0. Los primeros minutos de ese primer tiempo habían mostrado mejor a Concordia, pero un penal a los diez minutos rompió el partido en favor de Rosario. La buena administración de la pelota y la contundencia para definir hicieron la diferencia lógica de un equipo que fue claramente superior a su adversario después de haber obtenido la primera ventaja.

En el segundo tiempo, Rosario mantuvo el control de pelota pero intentó regular el esfuerzo (el domingo debía jugar ante Paraná con menos de 18 horas de recuperación), a pesar de lo cual tuvo varias oportunidades de aumentar la diferencia. En los últimos tres minutos llegaron los dos goles de Concordia convertidos -en ambas oportunidades- por Abigail Mesistrano, los cuales solo sirvieron para decorar el resultado. Sin dudas, Rosario exhibió un mejor nivel de juego colectivo, pero Concordia sintió, evidentemente, el desgaste sufrido en el partido disputado ante Paraná el día anterior y, más allá de algunos arrestos individuales, no pudo mantener la movilidad ni el orden táctico del primer partido.

Sin embargo, no estaba todo dicho. El domingo 16, en horas del mediodía, se jugó el último partido. Con Concordia ya eliminada (la diferencia de gol hacía matemáticamente imposible su clasificación), a Paraná solo le quedaba una difícil chance para clasificar. Debía ganarle a Rosario por tres o más goles de diferencia para provocar un triple empate y así clasificar por mejor diferencia de goles. En cambio, Rosario iba a clasificar ganando, empatando y hasta perdiendo por dos goles de diferencia.

Y Paraná logró su clasificación al vencer por 4-0 a Rosario. Aquí también tuvo una enorme gravitación el desgaste físico sufrido por Rosario en el partido de la tarde anterior ante Concordia. Porque las jugadoras rosarinas fueron una sombra de lo que habían exhibido ante Concordia. La dinámica de las jugadoras rosarinas estuvo lejos de lo producido en la tarde del sábado.

Contando con la ventaja deportiva que supone haber tenido 36 horas (dos noches) de descanso, Paraná prevaleció físicamente sobre Rosario. Además, Paraná salió a “comerse la cancha” desde el inicio del partido. Y ya en el primer tiempo se puso a tiro de la clasificación al irse al descanso con una ventaja de 2-0 con goles de Daiana Díaz y Agostina Holzheier.

En el comienzo del segundo tiempo hubo un intento de Rosario de revertir el partido. Fue muy fugaz porque las piernas no respondían. Cuando a los 16 minutos de esa segunda etapa un nuevo gol de Agostina Holzheier plasmó el 3-0 daba toda la sensación que era irreversible. Rosario se fue al ataque con el escaso resto físico que aún le quedaba pero siempre estaba latente la posibilidad que Paraná pudiese estirar las cifras en un contragolpe. Y, a ocho minutos del final, Laura Ríos convirtió el cuarto gol para redondear una impensable diferencia que selló la clasificación de Paraná para la etapa final de un Torneo Nacional de Selecciones Mayores de Ligas por segundo año consecutivo dado que la Selección paranaense ya estuvo en Trelew en 2017.

Así, las posiciones finales dejaron a los tres equipos empatados en tres puntos. Pero Paraná tuvo una diferencia de goles de +3. Rosario tuvo una diferencia de -1 y Concordia tuvo una diferencia de -2.

Por: Mario Bordón (Peridodista “Gol de Mujer Oficial”)
Martes 18, septiembre de 2018